CÓMO LAVAR LAS PRENDAS

Las prendas elaboradas, ya sean las lanas y las sedas «ecoprintadas», o los algodones y linos teñidos y estampados, se pueden lavar y no necesitan un cuidado muy especial, pero lo mejor para su cuidado es seguir las siguientes directrices.

Por regla general, las primeras veces que se laven, hacerlo por separado, para evitar transferencia de colores a otras prendas.


lana:

  • No lavar en lavadora ni emplear la secadora. La lana es un tejido que está «vivo» y puede encoger a lo largo de toda su vida.
  • Utilizar detergentes especiales para lana. Disolverlo antes de meter la prenda.
  • Lavar a mano en agua fría (30ºC) y con suficiente cantidad de agua. No dejar la prenda en remojo ni restregarla.
  • Enjuagar la prenda hasta que el agua salga clara.
  • No estrujar la prenda.
  • Secar a la sombra sobre una superficie plana.
  • Normalmente las planchas indican con «lana» la temperatura adecuada. No planchar directamente la prenda (colocar una tela de algodón entre la lana y la plancha)

seda:

  • Lavar a mano en agua fría (30ºC) sin remojar ni restregar.
  • Emplear detergentes especiales para seda o ropa delicada. No utilizar gran cantidad de jabón.
  • Enjuagar la prenda con suficiente agua. Se pueden añadir unas gotas de vinagre para suavizar el tejido y avivar los colores.
  • No estrujar la prenda.
  • Secar a la sombra evitando colgarla con pinzas, ya que fácilmente pueden marcarla.
  • Planchar a temperaturas bajas, por el revés de la prenda, o colocando una tela de algodón entre la prenda y la suela de la plancha. Normalmente las planchas indican con «seda» la temperatura adecuada. No rociar ni vaporizar la seda.

algodón:

  • Lavar en lavadora a 40ºC..
  • Emplear detergentes suaves.
  • No utilizar lejía ni blanqueantes.
  • Utilizar un programa de ropa delicada.
  • Secar a la sombra.
  • Planchar a temperatura alta, por el revés de la prenda. Normalmente las planchas indican con «algodón» la temperatura adecuada.

lino:

  • Se puede lavar en lavadora evitando agua muy caliente, unos 40ºC máximo.
  • Para un mejor lavado meter la prenda en una bolsa para prendas delicadas.
  • Emplear detergentes neutros sin contenido de lejía.
  • No utilizar lejía ni blanqueantes.
  • Asegurarse de hacer un buen aclarado.
  • Preferiblemente no centrifugar, pero si se hace que sea un centrifugado suave.
  • Secar a la sombra.
  • Planchar la prenda del revés, cuando todavía esté un poco húmeda. El lino necesita temperaturas altas. Normalmente las planchas indican con «lino» la temperatura adecuada.