PROCESO DE LA PINTURA SOBRE SEDA CON GUTTA

publicado en: Textil | 0

El proceso de la pintura sobre seda con gutta, también se conoce como el serti de gutta sobre seda o la técnica de la gutta.

La técnica se basa en dibujar una línea, sobre la seda, con una resina natural o sintética, la llamada gutta, que puede ser incolora, negra o de colores. Su función es la de separar los colores creando una reserva.

Vamos por partes.

Materiales:

  • La seda. Ésta puede ser crepe, pongé, chiffon, georgette… Dependerá del gusto y objetivo: chal, pañuelo, blusa, kimono, cuadro…
  • El bastidor, en el que se tensa la seda para poder trabajar.
  • Los tintes. Personalmente empleo tintes H. Dupont Classique. Hay que señalar que los tintes y las pinturas para seda no son lo mismo y tienen propiedades diferentes.
  • La gutta que, como ya he dicho, es indispensable para separar los colores cuando se aplican. De otra forma éstos difundirían sobre la seda y se mezclarían.
  • Los pinceles. Muy importantes, ya que con ellos se aplican los tintes y se trabajan los colores, degradados, etc. Normalmente los uso de marta cibelina, por su poder de absorción.
  • Y por último, y no menos importante, la fijadora.

Elección del diseño y su traslado a la seda

Para poder elaborar el trabajo, la seda debe ser tensada sobre un bastidor. Los bastidores y la forma de tensar la tela es una elección personal. Yo empleo bastidores de fabricación propia que me permiten variar las medidas de forma sencilla. Dependiendo del trabajo a realizar el tensado también varia. Por ejemplo, si voy a hacer un pañuelo que ya tienen el dobladillo hecho, lo tenso con tensores y gomillas, mientras que si es un cuadro lo hago con chinchetas de tres puntas.

Escoger el motivo a veces me lleva mucho tiempo, ya que la composición del trabajo que voy a realizar (pañuelo, chal, …) debe ser armoniosa y es necesario planear el conjunto. Una vez escogido el motivo lo paso a papel en las dimensiones definitivas. Lo coloco debajo de la seda y lo paso a lápiz suave. La elección del motivo es muy importante según el método que se vaya a emplear, el color de la gutta, etc.

Trazar el diseño con gutta

Una vez trasladado el diseño a la seda, lo trazo con la gutta. La que yo empleo es con base acuosa, la SERTI EAU, de H. Dupont.
Para aplicar la gutta utilizo un aplicador, que no es más que una botellita que se rellena con la gutta y tiene una boquilla de metal con un orificio más o menos fino. Existen boquillas de diferentes diámetros. La gutta debe penetrar por completo la seda, de otro modo los colores se correrían de una reserva a otra. Una vez aplicada se deja secar totalmente.

Aplicación de los colores

Una vez la gutta está completamente seca ya se puede empezar a aplicar los tintes y, por la tanto, a pintar el diseño.

Los tintes son también de base acuosa y son específicos para la seda y los tejidos de origen animal (proteínicos), como la lana. La diferencia entre los tintes y las pinturas es que los tintes penetran completamente en el tejido (lo tiñen) mientras que las pinturas se quedan en la superficie del tejido confiriéndole cierta rigidez. Por eso yo prefiero los tintes.

La aplicación de los tintes la realizo a pincel, jugando con diferentes grosores. Los tintes se pueden mezclar y combinar según el objetivo a alcanzar. Los tintes para seda son luminosos y potentes y se pueden emplear puros o rebajados. El proceso dependerá del motivo elegido. El método es muy parecido al de la acuarela.

Normalmente pinto primero los motivos y por último el fondo. El orden de aplicación es muy importante, en general se pintan primero los colores más claros y por último los más oscuros.

El fondo entraña bastante dificultad, pues se debe pintar bastante rápido, manteniendo siempre húmedo el frente que estamos pintando, para evitar que queden manchas.

Proceso de acabado

Pero terminar de pintar no significa haber acabado el trabajo, ahora queda la parte crucial de fijar el tinte. Este proceso permite integrar de forma permanente los colores a la seda, pudiendo lavarlos sin que pierdan brillo e intensidad.

El proceso de fijado es al vapor. Durante la vaporización el calor y la humedad penetran en los tintes y los fijan de forma indeleble al tejido. Para este proceso enrollo la seda en un papel poroso y la pongo en la fijadora unas dos horas.



Acabado el proceso de fijado ya sólo queda lavarla, aclararla y plancharla y… YA ESTÁ LISTA

Espero que haya quedado claro cómo pinto mis creaciones sobre seda empleando la técnica de la gutta.

Gracias por tu interés y hasta pronto!

Si quieres ver más pañuelos con esta técnica clica aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *